Organigrama

Nueva estructura del VRIP

Sobre la base de las unidades orgánicas reconocidas en el Estatuto, el VRIP elaboró una propuesta de nueva estructura que define cuatro órganos de línea, un órgano de asesoramiento y dos órganos de apoyo. Esta propuesta, que se basa en los principios de simplicidad y desburocratización, fue aprobada por RR. Nº 00892-R-17 del 20 de febrero del 2017.

Algunas características destacables son:

  • El Consejo Superior de Investigación y Posgrado como órgano coordinador de ambas funciones se encuentra alineado junto con la responsabilidad que corresponde al Vicerrector. Su conformación y estructura respeta la representatividad que el Estatuto prevé, pero tiene la agilidad necesaria para no derivar en un “asambleísmo” para la gestión de la Universidad.
  • El órgano de articulación, directamente relacionado con la gestión permanente tiene también una representación de las cinco áreas de la Universidad, pero al ser un grupo pequeño y orientado a la ejecución se convierte en un apoyo constante a la gestión.
  • El órgano de Prospectiva y Gestión, por su parte, reúne diversas funciones entre las cuales se incluye las definidas como principios de la gestión en el Estatuto de la Universidad, pero claro está, orientado a la investigación y el posgrado. Tendrá también la función de reunir la información generada por las diversas áreas del VRIP, incluyendo las investigaciones y su monitoreo y la evaluación del posgrado para generar información que permita una adecuada gestión de la calidad de los servicios que brinda el VRIP.
  • Los órganos de apoyo son los habituales y necesarios para la gestión administrativa compleja de la investigación y el posgrado.
  • Los órganos de línea han reunido las diferentes unidades que estatutariamente le corresponden al VRIP, agrupándolas básicamente en aquellas que brindan un servicio o cumplen una función directa al usuario, como son la investigación y el posgrado; una tercera que sirve de apoyo y sustento a ambas, que es la de Bibliotecas y Publicaciones. El cuarto órgano de línea se caracteriza porque corresponde a unidades que cumplen funciones propias del VRIP, no directamente relacionadas con la investigación y el posgrado, pero más aún, tienen la característica de estar dotadas, por mandato del Estatuto, de una relativa autonomía de las Facultades. Allí se ubican el Museo de Historia Natural, el Instituto Porras Barrenechea, 1551 Incubadora de empresas innovadoras y el Centro de Recursos Naturales; pero también los Centros de Desarrollo Regional que, sobre la base de las actuales Estaciones, tendrán el objetivo de facilitar el desarrollo de la proyección nacional en todos los campos de la actividad académica que, por su condición de Universidad Nacional y Mayor, corresponde a San Marcos.

Es de relevancia anotar que los cuatro órganos de línea se denominan Direcciones Generales debido a que tienen, dentro del marco de políticas generales, la autonomía suficiente para “dirigir” actividades, tomando resoluciones concordantes con su mandato y las normas vigentes y siempre sujetos a la supervisión de los niveles de gobierno universitario. No hemos considerado la denominación “Oficinas Generales” porque tiende a proyectar una imagen de dedicación sólo a la gestión documental, sin la autoridad para tomar decisiones.

Es también de destacar que hemos desarrollado el organigrama solo hasta el segundo nivel jerárquico, es decir hasta Direcciones dependientes de Direcciones Generales. Esto se ha proyectado en función de la cercana necesidad de adecuarnos a la Ley del Servicio Civil, que estipula que más allá del segundo nivel deben proyectarse equipos funcionales y no unidades estructurales.

Finalmente, en relación a la propuesta de organización, debe indicarse que el órgano de línea de Bibliotecas y Publicaciones, reúne a diversos Centros de producción que deben generar excedentes económicos, pero en cumplimiento con el artículo 54° de la Ley Universitaria, se organizan junto a unidades que son por definición de egreso como las publicaciones, (Revistas de investigación, Fondo Editorial) las cuales cumplen la función esencial de difundir el conocimiento y la cultura, pero no necesariamente son rentables. El mismo análisis se aplica a las Bibliotecas, que constituyen una de las principales líneas de inversión de la universidad para mantener y mejorar su nivel académico. Al estar reunidas en un mismo órgano de línea, se facilita la articulación fluida de las Unidades que generan ingreso hacia aquellas que necesitan los recursos.