Blog

Prueba

La industria musical y el desarrollo en Corea del Sur (2009-2019)

Verónica Morales Barzola*

Música, historiadora del arte, educadora y especialista en patrimonio musical documental. Estudiante de maestría en Gestión del Patrimonio Cultural  de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Directora del Taller Kallapu, miembro de la Asociación Peruana de Autores y Compositores (Apdayc) y de la Asociación Cultural Armando Sánchez Málaga.

La demanda de nuevas propuestas musicales ha crecido de manera innegable en el nuevo milenio, favorecida por la difusión a través de las redes sociales y el Internet; esto ha llevado al crecimiento del mercado musical y su contribución al progreso económico de los países como Corea del Sur. La existencia de estadísticas al respecto permite evaluar el periodo 2009-2019 en esta investigación haciendo referencia al género k-pop, apoyado por las políticas públicas de su gobierno, en el marco de un Estado desarrollista que emplea la economía creativa para ejercer su soft power.

Los datos reportados por la Federación Internacional de la Industria Fonográfica indican que los ingresos registrados de la industria de la música coreana ascienden a 168.4 millones de dólares al 2009, y el aumento del 18% en las ventas de música en Corea del Sur al 2019, colocando a Asia como la 2da región más grande de ingresos físicos y digitales combinados.

También, así lo señala el Sistema de Estadísticas Económicas del Banco de Corea, que declaró que la balanza de pagos de Corea del Sur para música y entretenimiento alcanzó $ 114.7 millones en el primer trimestre de 2019 debido a la mejora de la relación entre China y Corea del Sur y el éxito global del grupo de k-pop BTS. Esto último deja ver que, en la industria musical coreana, el k-pop es el género musical líder, y que ha propiciado el incremento de turistas al país, pues sus ídolos se presentan por todo el globo llevando la marca “Corea del Sur”.

La creación masiva de los grupos k-pop a manera de “fábrica”, ha conseguido el interés de muchos jóvenes que demandan sus productos en todo el mundo, lo que se traduce en mayores exportaciones, y que, comparado con los países de India y China, determina la jerarquía de Corea del Sur con 43.09% al 2017.

Por su parte, las políticas públicas del gobierno de Corea del Sur han beneficiado a la industria musical, particularmente al k-pop, y como ejemplo se puede citar las acciones del presidente Kim Dae Jung (1998-2003), quien se llamó a sí mismo “el presidente de la cultura”. Él incentivó el uso de las TICS para desarrollar contenidos culturales como los de la música pop; y en esa línea, apoyó al k-pop con la distribución y promoción de sus productos en otros países como Indonesia, Japón y Filipinas. Igualmente, la presidenta Park Geun-hye crea el Ministry of Sciencia, ICT and Future Planning en el 2013, adjuntándole el Korea Creative Content Agency (KOCCA), y  propone al k-pop como estrategia para crear una marca nacional en  el 2017 por su soft power. Cabe añadir que bajo su mandato también se dio inicio a la construcción de un parque temático de la ola hallyu y el k-pop llamado “K-Culture Valley” que se inaugurará el próximo 2021.

Los ejemplos de economía creativa expuestos pueden replicarse en países en vías de desarrollo con las medidas de políticas públicas respectivas. Grupos como BTS, Blackpink y Super Junior, lo evidencian con su contribución al progreso económico de su país: Corea del Sur.

*Imágenes que pueden acompañar el artículo:

Figura N° 1: Cadena de valor de la industria musical por UNESCO (citado en Lebrún, 2014, p. 55).

Figura N° 2: Vistas en Youtube del género musical k-pop a nivel mundial (Aoimirai.net, 2019)

Figura N° 3: Artistas con más ventas en Corea del Sur (Aoimirai.net, 2019)

Figura N° 4: Banco Mundial: World Development Indicators (Gale Business Insights: Global, 2019)

 

Para más información, leer el artículo completo en Researchgate.net DOI:  10.13140/RG.2.2.19661.05602/1