Blog

Prueba

Estudios latinoamericanos en China

Jiang Shixue

Universidad de Shanghai

jiangsx@cass.org.cn

jiangshixue@126.com

Noviembre del 2020

 

La victoria de la revolución cubana en 1959 atrajo la atención de China, por lo que los estudios latinoamericanos en China surgieron a principios de la década de 1960. Desde que China comenzó a implementar la política de reformas y apertura al mundo exterior en 1978, este campo de estudios se ha desarrollado rápidamente. En particular, en las últimas dos décadas, los estudios latinoamericanos en China han logrado grandes contribuciones al rápido desarrollo de las relaciones bilaterales entre China y América Latina.

I. Proceso de desarrollo de los estudios latinoamericanos de China

      1) Los antecedentes históricos del interés de China en América Latina1:

Una leyenda china sostiene que hace tres mil años, un héroe chino llamado Kuafu (夸父) llevó a un gran grupo de hombres y mujeres a emigrar a las Américas. Recientemente, su viaje se representa en una pintura muy conocida en China. Si bien la representación mostrada en la pintura resulta controvertida, es cierto que hace dos siglos y medio el sinólogo francés De Giognes propuso que el Nuevo Mundo no fue descubierto por Colón, sino por los chinos. Más tarde, algunos eruditos chinos usaron escritos chinos clásicos e incluso algunos hallazgos arqueológicos para apoyar su argumento de que, ya en el siglo V, un monje (o maestro) chino llamado Hui Sen (慧深) llegó a lo que ahora se llama México, entonces conocido como Fu-sang (扶桑) en chino.

El último relato del “descubrimiento” chino de las Américas se encuentra en el controvertido libro de Gavin Menzies titulado “1421: El año quehina descubrió el mundo” (Bantam, 2003). Según este autor británico, el marinero chino Zheng He (郑和) viajó por todo el mundo y “descubrió” el Nuevo Mundo en 1421, setenta y un años antes que Cristóbal Colón.

No importa quién arribó por primera vez a América, los contactos comprobados entre China y América Latina se remontan a la década de 1560, cuando el comercio chino-latinoamericano comenzó a florecer en el Pacífico debido a la actividad del galeón de Manila. Este tipo de comercio bilateral fue el que sentó las bases históricas para el desarrollo de las relaciones sino-latinoamericanas en los tiempos modernos.

     2) Los estudios latinoamericanos de China durante 1949 – 1978:

Después de la fundación de la nueva China en 1949, uno de los principales objetivos del Estado fue romper el bloqueo occidental impuesto por los Estados Unidos y otras potencias. Con el fin de lograr este objetivo, era muy necesario en primer lugar obtener el apoyo político de los países en desarrollo de Asia, África y América Latina.

Esta aspiración ciertamente resultaba lógica. Después de la Segunda Guerra Mundial, el movimiento de liberación nacional avanzó rápidamente y muchas colonias consiguieron independizarse en Asia, África y América Latina. Sin embargo, China no conocía mucho sobre sus respectivas realidades nacionales. Se tiene el recuerdo de una reunión a fines de la década de 1950, en la cual el presidente Mao Zedong señaló el mapa del mundo y preguntó si había investigadores que estudiaran las dos grandes regiones de África y América Latina. Varios años después, el Instituto de Estudios Latinoamericanos y el Instituto de Asia Occidental y África fueron establecidos en la Academia de Ciencias de China. A partir de entonces, los estudios latinoamericanos en China comenzaron a tomar forma.

Huelga decir que la Revolución Cubana impulsó a los líderes chinos a reconocer la importancia de América Latina, el patio trasero de los Estados Unidos. De hecho, fue dicha Revolución Cubana la que alentó a China a mirar con una nueva perspectiva a los movimientos revolucionarios al otro lado del Pacífico.

Aunque no hubo mucho trabajo genuinamente académico sobre la Revolución Cubana, muchos artículos de periódicos publicados en el People’s Daily y otros diarios de la época desempeñaron un papel importante para que el pueblo chino tuviera conocimiento de lo que estaba sucediendo en la isla caribeña.

A principios de la década de 1960, los académicos de ILAS se centraron principalmente en los diversos movimientos revolucionarios de América Latina, las reformas agrarias y la intervención estadounidense en la región. Sin embargo, muchas de las publicaciones no podían verse como trabajos puramente académicos, sino más bien como artículos o comentarios introductorios. Pero fue a partir de ese momento en que se comenzaron a ofrecer cursos sobre historia latinoamericana en la Universidad de Fudan y la Universidad de Pekín. De hecho, los graduados de estas instituciones de educación superior fueron los pioneros en el campo de los estudios latinoamericanos de China.

La investigación académica, incluidos los estudios latinoamericanos en China, se detuvo poco después de que estallara la llamada “Revolución Cultural” en 1966. Muchas universidades e instituciones académicas fueron cerradas. En 1969 se pidió a los investigadores de ILAS que trabajaran en el campo a fin de ser “reeducados”2.

     3) Los estudios latinoamericanos de China después de 1978

Después de la Tercera Sesión Plenaria del XI Congreso del PCC en 1978, China entró en una nueva etapa de desarrollo. En el círculo académico, los expertos comenzaron a realizar trabajos de investigación en una atmósfera diferente enfocada en “liberalizar la mente” y “buscar la verdad a través de los hechos”.

Con una mayor inscripción de estudiantes universitarios en programas de pregrado y posgrado, se comenzaron a ofrecer cursos sobre estudios internacionales, incluidos estudios latinoamericanos. Además, se dio inicio a la formación lingüística en español y portugués en muchas universidades. Como resultado, un número relativamente grande de estudiantes que se especializaban en estos dos idiomas fueron asignados para trabajar en el campo de los estudios latinoamericanos3.

Sin embargo, a principios de la década de 1980, los académicos chinos en estudios latinoamericanos enfrentaron muchas dificultades, una de las cuales fue la falta de materiales de investigación como libros, periódicos, revistas y diarios publicados en América Latina o acerca de la región. Además, muchos de dichos académicos no poseían las habilidades suficientes en idiomas extranjeros. Por lo tanto, se realizaron grandes esfuerzos a fin de traducir las escasas publicaciones importadas del extranjero.

La publicación de una revista, Estudios Latinoamericanos, se dio inicio en 1979. Hasta ahora, continúa siendo la única revista china en el mundo dedicada a los estudios latinoamericanos.

En las últimas dos décadas, las relaciones de China con América Latina han avanzado rápidamente. El gobierno, la comunidad empresarial y el público muestran un interés cada vez mayor en conocer la región. Esto ha generado una urgente necesidad de que los académicos produzcan más conocimiento en forma de libros, informes, documentos y artículos. De hecho, los académicos chinos se han dedicado a cubrir temas tan diversos como historia, política, desarrollo económico, asuntos sociales, relaciones internacionales e incluso literatura de América Latina.

II. Principales características de los estudios latinoamericanos en China

En la actualidad, podemos señalar tres características principales de los estudios latinoamericanos de China:

1) La cantidad y calidad de las publicaciones sobre estudios latinoamericanos de los estudiosos chinos han aumentado considerablemente.

Se estima que desde 1949 China ha publicado alrededor de 500 libros sobre América Latina, la mayoría de ellos publicados desde la década de 1980. Junto con numerosos documentos e informes sobre la región, estas publicaciones cubren una amplia gama de temas, reflejando el progreso académico de los propios investigadores, así como el creciente interés sobre el tema por parte del gobierno, la comunidad empresarial y el público en general.

En términos generales, la elección de los sujetos de investigación está determinada por los siguientes cuatro aspectos:

– Interés personal;

– Una solicitud de ciertas organizaciones gubernamentales con el propósito de contribuir en el proceso de toma de decisiones;

– Una solicitud de la comunidad empresarial. Antes de que la empresa china haga la inversión en un determinado país latinoamericano, es necesario adquirir más conocimiento acerca de su ambiente de inversión.

– La orientación de proyectos de licitación pública sobre una base anual publicada por la Oficina Nacional de Filosofía y Ciencias Sociales (NOPSS) y el Ministerio de Educación (MOE). Cada año hay varios proyectos orientados hacia América Latina. Los investigadores se muestran muy activos en la solicitud de estos proyectos, ya que ganar la licitación garantizará una cierta cantidad de fondos para la investigación. Además, de acuerdo con las regulaciones adoptadas por casi todas las universidades e instituciones académicas chinas, si un investigador desea ser promovido a un rango más alto en la escala académica, debe emprender un proyecto autorizado por NOPSS y MOE.

2) Las universidades están desempeñando un papel más importante en la promoción de los estudios latinoamericanos en China.

Los estudios internacionales en China son realizados principalmente por grupos de expertos y universidades. Los estudios latinoamericanos no son la excepción. En el pasado, los think tanks desempeñaron un papel más importante que las universidades. Ahora parece que las universidades han superado a los think tanks. Este cambio se puede atribuir a la política gubernamental que pone más énfasis en los estudios de áreas por parte de las universidades. En 2011 el Ministerio de Educación emitió un documento alentando a las universidades a realizar más trabajos de investigación en estudios de área. Por ahora, se estima que se han establecido alrededor de 50 centros de estudio para América Latina.

3) Los eruditos chinos han desarrollado relaciones más cercanas con el mundo exterior.

En el pasado, debido al presupuesto limitado, las organizaciones e instituciones en el campo de los estudios latinoamericanos de China tenían pocas oportunidades de invitar a académicos extranjeros a venir al país o enviar a sus propios investigadores para realizar intercambios académicos. Por lo tanto, era muy común que muchos eruditos chinos realizaran investigación sobre un determinado país latinoamericano sin haberlo visitado. Los que tuvieron la suerte de asistir a conferencias o seminarios internacionales tuvieron que depender de la generosidad de los organizadores de los eventos.

Esta situación ha cambiado actualmente. Los académicos chinos pueden participar en actividades internacionales, realizar estudios de campo e invitar a sus homólogos en América Latina o en cualquier otro lugar a visitar China. El dinero ya no es un problema que obstaculiza los estudios latinoamericanos en China.

III. Mirando hacia el futuro

Las relaciones de China con América Latina continuarán avanzando rápidamente. Esto creará una creciente demanda de conocimiento sobre la región por parte del gobierno, el sector empresarial y el público. Para cumplir con esta expectativa, los académicos chinos en el campo de los estudios latinoamericanos deben prestar atención a los siguientes desafíos:

1) Atraer a más académicos para trabajar en estudios latinoamericanos. De hecho, en comparación con el pasado, el interés académico en el campo de los estudios latinoamericanos ha ido en aumento en China. Sin embargo, el número total de académicos, que deberían publicar regularmente en este campo, es mucho menor de cien. Debido a esta limitación, muchos temas importantes sobre América Latina no pueden ser tratados de manera científica.

2) Dar a conocer más publicaciones chinas al mundo exterior. Los académicos chinos tienden a escribir y publicar sus libros y documentos en chino, aunque son perfectamente capaces de comunicarse con sus homólogos extranjeros en conferencias internacionales u otras ocasiones. Esta deficiencia ha causado que sea complicado para los expertos extranjeros el conocer los argumentos o apreciar las contribuciones académicas de sus colegas chinos.

3) Estimular más debates académicos. El debate académico puede resultar estimulante a la inspiración y generar nuevas ideas, ayudando así a los académicos a llegar a conclusiones correctas. Sin embargo, en el campo de los estudios internacionales, incluidos los estudios latinoamericanos, los académicos chinos rara vez debaten entre ellos. Este es el resultado de su miedo a herir los sentimientos de los demás o faltar el respeto a otros.

Es cierto que, con el uso generalizado de las redes sociales en los últimos años, los académicos chinos tienden a discutir entre ellos. Pero en publicaciones, todavía se abstienen de criticar a los demás.

4) Poner más énfasis en pequeños temas en micro-perspectiva. En general, los académicos chinos tienden a elegir grandes temas y escribir sobre ellos en una perspectiva macro. Esta preferencia podría explicarse por el hecho de que es más fácil tener acceso a materiales de investigación como libros, documentos y artículos. Sin embargo, en aras de obtener una mejor comprensión de América Latina, es necesario evitar dicha metodología de investigación.

IV. Observaciones finales

Los estudios latinoamericanos en China surgieron a principios de la década de 1960, poco después de la Revolución Cubana. En las últimas dos décadas, al igual que las relaciones bilaterales entre China y América Latina, los estudios latinoamericanos en China se han desarrollado de manera constante. La cantidad y calidad de las publicaciones sobre estudios latinoamericanos de los académicos chinos han aumentado considerablemente y las universidades están desempeñando un papel más importante en la promoción de los estudios latinoamericanos de China. Mientras tanto, los académicos chinos han desarrollado relaciones más estrechas con el mundo exterior.

En el futuro, los académicos chinos en el campo de los estudios latinoamericanos deben atraer a más académicos para trabajar en este campo, dar a conocer más publicaciones chinas al mundo exterior, estimular más debates académicos y poner más énfasis en pequeños temas en micro-perspectiva.

 

– Notas:

1 En China, cuando el público, los medios e incluso los académicos dicen “América Latina”, a menudo se refieren a América Latina y el Caribe. Pero en el Ministerio de Relaciones Exteriores de China, está el Departamento de América Latina y el Caribe que se ocupa de los 33 países de la región.

2 ILAS (Instituto de Estudios Latinoamericanos) fue transferido de la Academia de Ciencias de China al Departamento Internacional del Comité Central del PCCh en 1964.

3 El 1 de enero de 1981, ILAS fue transferido del Departamento Internacional del Comité Central del PCCh a la Academia China de Ciencias Sociales (CASS). CASS se estableció en mayo de 1977.